El Tomicus Destruens, es un coleóptero que ataca a los bosques de pinos de nuestro país y se están extendiendo muy rápidamente por el cambio climático que esta favoreciendo las temperaturas idóneas para su desarrollo.

Descripción
Adulto: no existe dimorfismo sexual, ambos sexos son muy similares. Los adultos son unos escarabajos cilíndricos de entre 4 y 5 mm de longitud. La cabeza y el tórax son de color negro brillante, mientras que los élitros son de color marrón rojizo, pudiendo ser más oscuros. Las patas son fuertes y pequeñas, decolor castaño. La cabeza es poco visible desde el dorso, ya que está casi oculta por el protórax, que se encuentra muy desarrollado. El rostro es corto, con antenas terminadas en maza ovoide con cuatro segmentos. Pronoto más largo que ancho, estrechado en la parte anterior. Los élitros son estriados, estas estrías la forman gruesos puntos espaciados y las interestrías tienen pilosidad regular. Los inmaduros presentan una coloración anaranjada, sin distinción entre cabeza tórax y abdomen. El abdomen no se encuentra bien esclerotizado y es translúcido, dejando entrever las alas bajo los élitros. Una vez que se exponen a la luz adquieren la coloración de la madurez. Puesta: la hembra coloca cada huevo individualmente en unas incisiones a cada lado de la galería materna, separadas alrededor de 1 mm. Los huevos son blanquecinos y brillantes, de 0,5 mm. de diámetro, aproximadamente. El número de huevos por puesta oscila entre 60 y 200. Larva: son ápodas, sin patas, ligeramente curvadas, con el cuerpo blanquecino y la cabeza de color caramelo, alcanzando 5 mm. de longitud cuando están totalmente desarrolladas. Pupa: las pupas son libres (exarata) blanquecinas y se distinguen claramente los apéndices

Biología
Su ciclo biológico es de una sola generación anual con varias generaciones hermanas. Es decir una sola hembra realiza distintas puestas durante el invierno, que dan lugar una vez al año a varios adultos que proceden de la misma hembra. Acontinuaciónse detalla este comportamiento. La hembra adulta inicia la galería y tras construir la cámara nupcial copula con el macho. Posteriormente la hembra reinicia la galería materna, vertical, bastante rectilínea, de hasta 20 cm de longitud y de unos 3 mm. de anchura, ésta es única, ya que la especie es monógama. A cada lado de la galería excava unas pequeñas hendiduras de alrededor de 1 mm. de diámetro espaciadas 1 mm. El macho expulsa el serrín e impide la entrada de intrusos y la hembra deposita un huevo en cada una de las hendiduras. La primera puesta el mes de octubre, apareciendo las primeras larvas hacia el mes de noviembre según los factores climáticos. Las larvas desarrollan galerías larvarias perpendiculares a la materna cuya anchura va siendo mayor conforme la larva va creciendo. Desde la primera puesta hasta el mes de abril se detectan huevos y larvas bajo la corteza. Estos huevos han sido depositados generalmente en dos o tres ocasiones. Es decir la hembra realiza en octubre la primera puesta, posteriormente tras una alimentación de regeneración en las copas, vuelve a realizar una segunda puesta. Esto puede repetirse hasta tres y cuatro veces durante el invierno. Eclosionan los huevos y las larvas pasan por cuatro estadios transformándose posteriormente en pupa en la cámara de pupación Todos los imagos inmaduros, procedentes de las diferentes puestas están a punto de abandonar las trozas entre los meses de marzo y mayo, por lo que la evolución de las larvas procedentes de la primera puesta es mucho más lenta que la de las posteriores. Una vez que emerge de la cámara el inmaduro, despigmentado, sale al exterior a través de unos orificios en la corteza y vuela hacia las copas de pies sanos para alimentarse de los brotes y así alcanzar la madurez sexual. En esta época se introduce en los ramillos a través de un agujero que orada en su base y se alimenta de la médula de los mismos, provocando su muerte y la posterior caída al suelo. Este es un síntoma claro del ataque de Tomicus, la presencia de ramillos huecos en el suelo del pinar, encontrándose en ocasiones dentro el imago. El verano transcurre con los imagos en las copas o en las resquebrajaduras de la corteza, hasta que en el mes de octubre comienza la oviposición que dará lugar a la nueva generación.

- Larva blanquecina con cabeza acaramelada

- Pupa en estado avanzado

- Orificio de salida del imago

- Orificio de entrada con grumos


Daños
Tomicus destruens es un perforador que afecta a Pinus. Los daños que causa a las masas son de dos tipos; por una parte los imagos en la fase de maduración provocan la muerte de ramillos cuando se alimentan de su médula. Por otra parte, y mucho más graves son los daños causados por las larvas. Una vez eclosionados los huevos las larvitas comienzan a alimentarse del floema, introduciéndose ligeramente en el xilema, lo que hace que las galerías queden grabadas en la madera. Estas galerías larvarias, en caso de fuerte infestación interrumpen completamente la circulación del árbol, causando su muerte segura. Inicialmente se produce un amarilleamiento de la copa, que pasa posteriormente a tener un tono rojizo y finalmente muere. Los mayores daños son los que causa sobre las repoblaciones jóvenes o sobre las masas adultas que vegetan en precario. Esta especie se considera como primaria, es capaz de atacar y colonizar árboles sanos, aunque previamente tienen que haberse producido una serie de condiciones que favoreciron su expansión. Es decir con niveles “normales” de población, los ataques se producen sobre pies debilitados por cualquier causa, por ejemplo, sequía, encharcamiento, pies derribados por viento y nieve o sobre restos de cortas. Cuando se produce un aumento importante en lapoblación, los ataques sobre un mismo pie son muy numerosos pudiendo vencer la resistencia a la colonización de un pie sano. El orificio de penetración del imago en el árbol en pie, se observa en la corteza por el grumo de resina semicónico en cuyo vértice se encuentra la perforación. Esta resinación es la defensa del árbol, de modo que dificulta mecánicamente la penetración del escolítido, provocándole, en el caso del éxito del árbol, su muerte o su emigración. Cuando se alcanza un nivel importante de la población los ataques sobre pies sanos son posibles. Los daños de Tomicus destruens sobre la masa comienzan por pocos pies en un foco, aumentando paulatinamente, conforme aumenta la población, llegando un momento en que las consecuencias pueden ser muy graves, afectando a superficies importantes

Enlace de interes

Publicado: 6 de Abril de 2016 a las 08:39